jueves, 14 de marzo de 2013

Evolucion del Cetme

Hace poco publicamos un post sobre el veterano Cetme, el mitico fusil de asalto español. investigando descubrimos un articulo sobre la modernizacion y modificaciones del mitico Cetme.

Hoy os dejamos estractos de ese articulo, publicado en la pagina web de ARMAS la Revista titulado Cetmemania:

Transformación táctica

La “cetmemanía”, como hemos titulado este artículo, va más allá de sentimientos o atractivo, incluso genera en más de uno pasiones. Tenerlo, desmontarlo y volverlo a montar, dispararlo, sentir sus efectos sobre el blanco y las sensaciones que transmite sobre el hombro, son curiosidades difíciles de describir, pero especialmente atractivas para la mayoría.

Lo que sí es verdad es que el diseño de los CETME C, con casi seis décadas a sus espaldas, no es nada actual ni ergonómico. Para paliar lo que algunos consideramos efectos de una larga y dilatada vida operativa pueden incorporársele diversas soluciones y complementos que, sin incurrir en ilegalidades, amplían sus capacidades y le dan un aspecto mucho más actual.

Para ello, sólo hay que añadir determinados accesorios, proceso que no es complejo ni costoso. Bastantes aficionados españoles, amén de armerías, están adquiriendo esos productos y trayéndolos a España, por lo que durante los dos últimos años ha sido posible comprarlos sin excesiva dificultad. Ahora las cosas no están tan fáciles, pues la llegada de Obama a la presidencia estadounidense ha dado lugar a una eclosión de ventas en su mercado interior que hace que distinta piecería sea difícil de conseguir.

Tomando como base el proyecto original de este rifle deportivo y semiautomático, me puse a pensar en qué versiones podrían generar un mayor nivel de satisfacción. Pronto me acordé de un fusil compacto, basado en el FAL, que disparé cuando visité la firma DSA Arms. Pensé ¿Por qué no hacer lo mismo con el diseño español? Sólo se tenía que acortar el cañón para adaptarlo, dentro de los límites del Reglamento, a una longitud superior a los treinta centímetros y manteniendo la total por encima de sesenta. Encargué el proyecto a una conocida armería española y en ello están, aunque deberán preparar una documentación para obtener la pertinente autorización administrativa que les permita modificar las características de longitud iniciales. El proceso se ha ido dilatando, aunque no desespero en tener algún día una versión compacta que, personalmente, encuentro más equilibrada y más acorde con los tiempos actuales, amén de ser más ligera y manejable para facilitar su uso en sesiones cinegéticas o su transporte hasta el campo de tiro.

En espera de que pueda contar con ella, lo que he hecho es modificar otros para dar lugar a uno que se asemeja más a un arma táctica de intervención y otro que ofrece prestaciones similares a los rifles de precisión de tipo semiautomático.

Para procurarme la primera, pensé qué podía añadirle y cómo podía quedar mi idea. Desmontar el original fue la parte inicial del proyecto y la segunda el buscar aquellos complementos que, desde un punto de vista lógico y racional, se le podían añadir. Como que el color grisáceo que caracteriza a los fusiles que ahora se distribuyen no me gustaba, pensé que lo más natural era pintarlo. Tras analizar diversas opciones, me decanté, por su facilidad de aplicación y costes reducidos, por conseguir unos sprays de pintura Krilon, que están disponibles en varios tonos. Mi idea era aplicar en todo su exterior una base de color arena clara e incluir después unas manchas negruzcas y en marrón oscuro, dándole un aspecto “desértico” que podría ser especialmente interesante. Finalmente, y dado que lo que buscaba era una versión de carácter “táctico”, me decanté por el clásico negro, pues los complementos tenían ese mismo color y el resultado final podría ser más lógico.

El proceso de pintura es especialmente fácil. Tras limpiar cualquier residuo de aceite, lo que hay que hacer es aplicar, en un lugar ventilado –es recomendable al aire libre–, la pintura del spray a las diferentes piezas. En una hora están completamente secas, por lo que opté por una segunda capa que permite subsanar alguna pequeña imperfección de la primera –sobre todo si no se tiene práctica con el uso de esa técnica– y que el grosor sea mayor. La verdad es que es de lo más fácil. Hay opciones más resistentes, pero más costosas; con el Krilon, se puede reparar, con suma facilidad, cualquier raya o arañazo realizado como consecuencia del uso.

Como había desmontado ya el rifle, situé, sustituyendo el guardamanos original de madera –que por cierto presentaba un veteado especialmente atractivo respecto al que yo recordaba de mi época militar–, uno adquirido a FAB, empresa israelí que ofrece distintos complementos bien resueltos y con un precio más que atractivo. Se trataba de una pieza de aluminio con tres raíles estandarizados de tipo Picatinny en sus dos costados y en la parte inferior. Se sujeta, empleando los anclajes originales, sin problemas y en un par de minutos queda listo para ser usado.

Sobre el cajón de mecanismos original, y dado que los elementos de puntería que incorpora no son lo que más me atrae de esta opción, opté por situar un soporte que me permitiese fijar módulos de puntería óptica u optrónica. Con varias propuestas en mis manos, recurrí a una montura nacida para los subfusiles MP5 que es muy compacta, especialmente ligera al estar manufacturada en aluminio, cuesta poco más de 50 euros y queda muy pegada al arma. Para mi CETME C “táctico” opté por un módulo de puntería de punto rojo y origen sueco. Había visto unos G3 modificados por las fuerzas noruegas para su servicio en Afganistán que incorporaban el sólido y efectivo Aimpoint CompM4, modelo que además de sus 80.000 horas de duración de las pilas es estanco, compacto y nada pesado. Esa era la opción que más me gustaba. Situado en su lugar, le añadía un toque de modernidad nada desdeñable, facilitando el encare y la puntería en situaciones dinámicas o estáticas; además, se puede retirar de su posición original, para, volviéndolo a colocar en el mismo lugar, volver a usarlo sin perder el punto de impacto obtenido en la primera regulación.

La culata original, de madera, puede reemplazarse por otra idéntica de material plástico, pues las de color negro y verde ya han llegado a nuestro país. Personalmente, opté por una TAPCO que es extensible e idéntica a la que usan los fusiles M4 estadounidenses. Sólo hay que modificar ligeramente la varilla del muelle recuperador, pues se fabrica originalmente para los G3, y situarla en su lugar. Añade un aspecto muy funcional y se le puede fijar una cantonera de goma para facilitar el apoyo en el hombro del tirador y reducir el retroceso. Al ser extensible, es del todo legal. En su configuración más reducida tiene unas dimensiones casi idénticas a las de la original, aunque puede alargarse más para adaptarse mejor a aquellos que, por su estatura o corpulencia, puedan requerir ese cambio.

Otra aportación viene del CETME A. Convenientemente reducido en su capacidad original para acoger treinta cartuchos en su interior, el cargador de aquel fusil da un aspecto que es, desde el punto de vista estético más impactante, detalle que se aprecia perfectamente.

El resultado final, como los lectores podrán comprobar en las imágenes que acompañan estas páginas tiene un aspecto más que interesante. Para mejorarlo, equipé ese modelo con un iluminador láser de la firma Laser Devices, una de las actuales líderes del sector, y con una empuñadura pistolete que también es de FAB. Aunque es especialmente voluminosa, por lo que su sujección no es la mejor entre las diferentes opciones que se ofrecen en la actualidad; tiene, como contrapunto, una ventaja que hay que tener en cuenta. Presionando en sendos pulsadores proyecta dos patas metálicas extensibles y regulables, con lo cual se consigue un mejor apoyo para usar el arma desde posiciones fijas, un detalle que ha llamado la atención ya de muchos militares españoles, y de otras naciones, que usan el mismo sistema en Afganistán.



El resto de este interesantisimo articulo lo podeis encontrar en el siguiente enlace:

http://www.revistaarmas.com/1648/cetmemania-el-clasico-y-robusto-cetme-es-mucho-mas-que-una-pasion.html

Epero que os guste!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario